Due Diligence inmobiliaria: qué es y para qué sirve

Una Due Diligence inmobiliaria, también conocida como auditoría de compra, es una revisión de los aspectos legales y de la situación jurídica de un inmueble. Esta revisión tiene como resultado un informe, que sirve, por un lado, para conocer en profundidad la situación financiera del activo inmobiliario, de manera que el futuro comprador pueda tener en cuenta los riesgos que puedan existir en la adquisición del mismo, y por otro, para asignar un precio de mercado adecuado al inmueble. Para la realización de la Due Diligence es necesario reunir información del activo desde el punto de vista contable, fiscal y urbanístico.

Este tipo de auditorías suelen variar en función del tipo de inmueble (por ejemplo, si éste es para uso residencial se analizarán una serie de aspectos distintos a los que se tendrán en cuenta si la finalidad del inmueble es destinarlo a un negocio).

En cuanto a la información a analizar del inmueble dentro de una Due Diligence, es de especial importancia tener en cuenta la condición técnica del activo inmobiliario para poder prever los posibles riesgos (como por ejemplo, aquellos derivados de su rehabilitación). La información que ha de recopilarse en esta Due Diligence técnica incluye los puntos siguientes:

  • Análisis de la estructura y distribución, instalaciones, y operaciones para el mantenimiento del activo
  • Estado de conservación del inmueble
  • Revisión de la documentación del inmueble (licencias, legalización urbanística…)
  • Valoración de los costes y riesgos de los defectos técnicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *